4 de junio de 2010

IGLESIA SAN RAMON NONATO, SAN RAMÓN DE ALAJUELA

El pueblo de San Ramón se erigió como Villa San Ramón de Los Palmares, y poco tiempo después se declaró cantón de la provincia de Alajuela, mediante el decreto de ley nº17 del día 21 de agosto del año 1856. Para la elección del nombre de San Ramón Nonato, hay dos versiones explicativas: una de ellas dice que fue en honor a dos de sus fundadores, Ramón Salas Sandoval y Ramón Rodríguez Solórzano; la segunda versión dice que sus primeros pobladores llamaban a esta zona como el valle del Palmar, por lo que relacionaron esta zona a San Ramón Nonato ya que en su imagen él porta una palma en la mano derecha, aspecto que ellos entendieron como un símbolo.
Allá por el año 1843 el caserío de Villa San Ramón de Los Palmares, en su afán de tener un lugar de recogimiento, construyen una humilde Ermita (actualmente Barrio San José). Los vecinos se dieron a la tarea de solicitar un sacerdote, y este nombramiento lo recibió el Padre Pablo Rojas Medina, primer sacerdote católico y pastor espiritual del pueblo, por lo cual el 02 de diciembre de 1848 se bendice la Ermita
.




Cinco años después los vecinos solicitan al Obispo de Alajuela que se ascienda la Ermita a la categoría de Parroquia, en primera instancia dicha solicitud fue negada, pero al año siguiente se vuelve a plantear, al tener la aldea ya mil habitantes y una casa cural. Es por esto que el 11 de setiembre de 1854 el obispo decreta la erección de nuestra Parroquia.
A partir de ese momento se pensó en tener un nuevo y más acorde Templo. Se elaboran los planos en 1866 y se inicia la construcción de un hermoso templo con piezas labradas de piedra, macizas vigas de madera cortadas de los bosques cercanos y con esfuerzo, entusiasmo y cariño logran terminar el gran y fuerte Templo Parroquial, que se inauguró por el Cura Párroco Manuel Hidalgo, en 1885
.




El pueblo estaba feliz por el trabajo realizado, en el cual habían puesto alma, vida y corazón; hasta el amanecer del 04 de marzo de 1924 que un fuerte terremoto destruyó gran parte del Templo, por lo cual se decidió derrumbarlo.



En vista de lo anterior en febrero de 1925 los vecinos comienzan con los trabajos para construir el nuevo y actual Templo Parroquial de San Ramón Nonato. Esta vez contando con la presencia, como párroco, del Pbro. Juan Vicente Solís Fernández (1920-1938), quien más tarde fuera obispo.
A pesar de la época, que fue muy difícil debido a la situación económica, y civil que vivió el país, todo el pueblo de unió y con muchos sacrificios empezaron la obra encargando a la famosa Casa Krupp de Alemania un edificio metálico que tiempo después fue enviado a Puntarenas, de donde fue transportado en lentas carretas de madera con bueyes, hasta llegar a San Ramón en el año 1928. A partir de ese momento se da inicio a la construcción física de la obra, contando ya con los planos elaborados y traídos de Alemania
.


La historia de esta iglesia fue tomada en su totalidad de la Página de la Parroquia de San Ramón web: http://www.parroquiadesanramon.com/


Click to play this Smilebox slideshow: IGL. SAN RAMÓN NONATO
Create your own slideshow - Powered by Smilebox
This picture slideshow created with Smilebox

29 de mayo de 2010

IGLESIA NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES. SU HISTORIA.
Adaptado de varias fuentes.
La actual iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes, o como le conocemos popularmente “de la Merced”, fue diseñada por el ingeniero Lesmes Jiménez Bonnefil, quien junto con la ayuda del arquitecto Jaime Carranza, iniciaron las obras de construcción el 17 de junio de 1.894.
La Parroquia de la Merced, no siempre estuvo en el lugar en donde hoy se encuentra. En agosto de 1.816, los vecinos de la zona decidieron levantar un lugar para el culto a la Virgen de las Mercedes, Patrona de Barcelona, en España, y una de las devociones marianas mas arraigadas en esa época.
Para ello, utilizaron un terreno junto a la Factoría de Tabaco, (en esa época, el edificio más importante de la capital, ubicado justamente donde hoy se encuentra el Banco Central de Costa Rica).
El oratorio o templo de la Virgen de las Mercedes era un edificio humildísimo, pequeño, de adobes, con puertas y marcos de las ventanas sin pintar, con un piso de tierra apisonada. Tenía “siete varas de altura, diecisiete varas y media de ancho, y media cuadra de longitud, con excepción de dos varas reservadas para el atrio y de tres que quedarían libres entre su parte posterior y el edificio de la Factoría. Llevaría "dos puertas de perdón y una principal" y dos ventanas grandes en la portada y otras seis en cada uno de los costados”. Se comenzó a utilizar en 1.817, y a mediados de 1.819 el templo estaba casi terminado.
El pequeño y deteriorado templo, a raíz de un terremoto del 7 de mayo de 1.822, fue testigo silencioso de los primeros años de vida independiente, y el 6 de septiembre de 1.824, en ella se reunieron para juramentarse los miembros del primer Congreso Constituyente del Estado Libre de Costa Rica, prometiendo por Dios cumplir fiel y legalmente el encargo que el pueblo les había dado.
Después de 1827, inicia la reconstrucción de la Cofradía de la Merced, dando lugar a un edificio de calicanto, sencillo, más parecido a un galerón que a una iglesia. No tenía torres y dos campanas pendían del cielo raso.
En 1.850, Costa Rica vive una época de economía más sólida y de desarrollo de la sociedad costarricense, y la Iglesia de la Merced sufrió algunas modificaciones: al corredor se le dotó de una nueva fachada, con dos ventanas grandes de arco de medio punto y una puerta doble, a los lados, columnas adosadas. El piso continuaba siendo de tierra apisonada y el techo era de tejas. Se le agregaron dos torres con un frontón simple entre ambos, adornado con un almenado. Ahora si tenía pinta de templo.
El 12 de diciembre de 1.881, el obispo Monseñor Bernardo Augusto Thiel y Hoffmann, eleva el rango de la iglesia a Parroquia, cuyo territorio pastoral se extendía hasta lo que hoy conocemos como el puente de Los Anonos, limite con Escazú. La madrugada del 30 de diciembre de 1.888, fue trágica para el país. Un sismo violentísimo, sacudió a San José que se alistaba para celebrar el nuevo año. Hubo seis víctimas mortales, y cuantiosos daños materiales. Viviendas y edificios civiles fueron derrumbados o seriamente dañados. El Palacio Presidencial, el Cuartel de Artillería, la Catedral, la iglesia del Carmen y la iglesia de la Merced, sufrieron serios daños. El Teatro Municipal, en las inmediaciones del Hospital San Juan de Dios, fue declarado inservible y fue derribado.
El templo de la Merced, no podía ser reparado por lo que decide reconstruirlo, pero en otra ubicación. En enero de 1.893, el Gobierno y la Iglesia, llegan a un acuerdo, el primero cedió el terreno donde había estado el Teatro Municipal y la Iglesia entregó el local de la antigua Iglesia de la Merced.
Cabe destacar, que para la época de 1.893, San José estaba dividida en cuatro distritos, que hacían referencia a los principales edificios de la capital: Catedral, Carmen, Hospital y Merced, cuya división territorial, se da entre la avenida Central y la calle central (la que pasa frente a la Catedral Metropolitana). Precisamente, el distrito Merced, lleva ese nombre por la iglesia que en ese entonces estaba ubicada en los terrenos del hoy Banco Central de Costa Rica.
El sitio para levantar la nueva iglesia estaba frente al Mesón de Mora el cual fue demolido en 1.902, para crear un parque con jardines y muros de piedra, llamado Braulio Carrillo, en honor al ex presidente de la República.
Aquí es donde se construye, en 1894 el nuevo templo, grande, de estilo neogótico, cuya única torre tiene marcada referencia al gótico alemán. Está construida con armadura de acero y paredes de ladrillo.


Click to play this Smilebox slideshow: IGLESIA LA MERCED
Create your own slideshow - Powered by Smilebox
Free slideshow design made with Smilebox

22 de enero de 2009

IGLESIAS DE ALAJUELA: LA CATEDRAL

La Catedral de Alajuela es una de las iglesias más importantes del país, aunque no muy antigua y su historia se inicia en los años de 1777 debido a que muchas familias que vivían en gran pobreza, debían trasladarse para los oficios religiosos desde la zona llamada La Lajuela y aledañas hasta la parroquia de Villa Vieja (Heredia), y las distancias y la miseria les impedían asistir al templo. Estas familias necesitaban un templo por lo que procedieron a pedir permiso para levantar un templo en las cercanías de La Lajuela, por lo que se aprobó y consagró un pequeño oratorio el 12 de octubre de 1782, entre los ríos que hoy se llaman Ciruelas y Alajuela, a muy poca distancia para todos los vecinos de la región.
El actual templo de La Catedral de Alajuela inicia su construcción el 21 de mayo de 1854, y es paralizada esta construcción debido a la guerra nacional contra los filibusteros, siendo inaugurada solemnemente por Monseñor Joaquín Anselmo Llorente y Lafuente, primer Obispo de Costa Rica, el 22 de diciembre de 1863.
La bula "Praedecessorum" de Benedicto XV, del 16 de febrero de 1921, le otorgó el titulo de Catedral.
Los trabajos de la Cúpula de la catedral se iniciaron el 25 de febrero de 1878. Planos y ejecución de la obra: Gustavo Casallini. Subdirector: Policarpo Soto. Maestro de Obras: Rafael Barquero. La Iglesia Catedral experimentó una profunda remodelación, trabajos que se inician entre 1946 y 1967. En febrero de 1992 se reinician los trabajos de restauración empezando por la fachada. Al año siguiente se continúa con la segunda etapa con el reforzamiento estructural de las paredes Norte y Sur de la nave central y el techo. En 1994 se concluye la última etapa, que consistió en la reconstrucción de las dos sacristías y de la cúpula
En este templo, reposa el corazón del ex-presidente León Cortes Castro, benemérito de la patria y alajuelense de nacimiento. El "San Juan Nepomuceno" de la Catedral, es una imagen del maestro imaginero Manuel María Zúñiga. La gran cúpula roja de la catedral es un símbolo de la ciudad y es considerada la más grande del país. La catedral está consagrada a la Virgen del Pilar y a San Juan Nepomuceno.
Click to play CATEDRAL DE ALAJUELA

13 de enero de 2009

LAS IGLESIAS DE COSTA RICA

Debido a la colonización española, nuestro país ha sido profundamente católico desde los inicios de la colonia, de tal forma que encontramos iglesias hasta en los lugares más recónditos del país, todos llenos de belleza y misticismo que invitan a la oración y a la adoración. En los inicios de la conquista, las iglesias fueron muy humildes ya que el pueblo era incipiente y pobre, luego fueron construyéndose cada vez más grandes y con mejores materiales y ornamentos que se traían mayormente de España y más tarde, en los primeros años de La República, se fueron construyendo gracias a los talentos de nuestros ingenieros y arquitectos y a la contribución de los hacendados y grandes cafetaleros de la época.
En Costa Rica hay libertad de culto por lo que existe una gran cantidad de templos de las diferentes denominaciones como Templos Budistas, Protestantes, Evangélicos, Sinagogas, etc., de gran belleza que también iremos presentando a lo largo de este blog
Lógico sería iniciar con las iglesias más antiguas del territorio nacional, pero deseo que sea más amena y sorpresiva esta página, por lo que no me preocuparé por ningún orden sino que las iré presentando a como vayan saliendo de mis archivos personales y de los de mis amigos Víctor Quirós Alfaro y Rómulo Vega González, excelentes fotógrafos, quienes colaboran conmigo en la construcción de esta página con muchas de sus bellísimas fotografías, que sumadas a las mías conforman un muy buen material fotográfico y un excelente tour a todo lo largo y ancho de nuestro territorio nacional.




12 de enero de 2009

COSTA RICA SIN INGREDIENTES ARTIFICIALES


Descubierta en 1502 por Cristóbal Colón en su 4o. viaje, Costa Rica le debe su nombre al mismo descubridor quien describe en sus documentos a nuestras costas como zonas de gran riqueza. También nuestros nativos le parecieron de "muy buen parecer". Le parecieron zonas de gran riqueza más que nada por los adornos y pectorales que llevaban los indígenas adornando sus cuerpos. Tiempo más tarde, en tiempos de la colonia, nuestros colonizadores pudieron comprobar que nuestras tierras americanas eran verdaderas minas en potencia de minerales como el oro y la plata, que para nuestros nativos eran simples adornos sin ningún valor. Sin embargo, Costa Rica sigue haciéndole honor a su nombre pues su mayor tesoro, su mejor y más grande riqueza estriba en la diversidad de su flora y fauna, así como en la maravilla de sus montañas, ríos, volcanes, caídas de agua y playas bañadas por las aguas de los Oceános Pacífico y Atlántico.